Noticiero Agencia 3

Sin Censura Informativa

Columna Sur Héctor Narváez El negocio de la basura en Tapachula

No es algo nuevo, pero si es un problema que lleva años y administraciones van y vienen y no se resuelve. 

Menos en este periodo de la alcaldesa Rosy Urbina, que desde sindico se involucró en este asunto y a pesar de eso no tiene la voluntad de darle una respuesta. 

El negocio de la basura en Tapachula, que beneficia a muchos, pero que perjudica a miles en la segunda ciudad más importante de Chiapas. 

La corrupción que salpica 

Pretendían que fueran 40 camiones recolectores, pero el entonces alcalde Oscar Gurria solo logró negociar 30. 

Y todos estaban en calidad de renta con la empresa Adamed, la cual cobraba “un ojo de la cara” cada mes, porque se supone que incluía mantenimiento y sustitución en caso de que se descompusieran. 

Lo que no ha aclarado la alcaldesa sustituta y ahora electa, es que cuentan con “un truco”, como magos que se han vuelto para manejar los recursos del pueblo y luego desaparecerlos. 

Como la renta de camiones de volteo que se llegaban a pagar hasta por 90 mil pesos y por eso se habla de que se descomponían a propósito los poquitos camiones que tenía el Ayuntamiento, que eran cinco y los cuales siempre estaban en el taller mecánico. 

También esto beneficiaba a los tricicleros recolectores que cobraban a los ciudadanos y quienes pagaban en basureros a cielo abierto para dejar los desechos. 

Muy amplio este gran negocio y con lo cual todos estaban contentos, porque llevaban “su parte”, que lógicamente salpicaba a los funcionarios municipales. 

Como sucedía con la otra rama de la separación y venta de plásticos, cartón, vidrio y todo lo que se pudiera reciclar de la basura, que dejaba cientos de miles de pesos al mes de la negociación “bajo el agua” con las empresas interesadas. 

Una corrupción que salpica a muchos desde tiempo atrás y que para nada ha cambiado en Tapachula. 

A lo que huele 

La alcaldesa Rosy Urbina, aparte de que no ha contribuido en ayudar a resolver el problema de la basura, lo ha complicado. 

Gurria, descubrió que de los volteos que se rentaban, muchos ni operaban y solo existían en los contratos. 

Por eso les bajó el pago de 90 mil a 70 mil, lo cual empezó a molestar a varios dentro del Ayuntamiento. Para cuando dio a conocer que dejaría de requerir sus servicios, le tiraron la basura en las calles, por órdenes de quienes perdían ese negocio. 

Incluso, la que fungía como sindica tomó una actitud contraria, porque resultó que ella tenía que ver en parte con la renta de esos volteos y de los cuales exigía que se les siguiera considerando. Al recibir una negativa, comenzó a distanciarse. 

Es más, se peleó con la entonces titular de la Secretaría Municipal de Desarrollo Urbano y Ecología de Tapachula, Yolanda Correa –con quien tuvo que hacer campaña en las pasadas elecciones, porque fue candidata a Diputada Local de la alianza de Morena por Cacahoatán–, y con el que era el Director de Residuos Sólidos, Edgar Serrano, a quienes les advirtió de las consecuencias que sufrirían a futuro. 

Después, sucedió lo que ya conocemos: la sindico quedó como sustituta, tras el fallecimiento del Doctor Gurria. 

Ya en el poder, la Doña siguió con el mismo contrato, con la misma empresa y con los mismos problemas con la recolección de la basura. 

Dejó el Ayuntamiento en este año para hacer campaña y empezaron a aflojar los malos manejos, como el déficit del pago mensual de los camiones. El asunto reventó la semana pasada, al parar el servicio Adamed, quien reclamaba que se le cubriera el atraso, pero que también dejó al descubierto la poca transparencia en este tema. 

Para empezar: la Fiscalía de Justicia recuperó las 30 unidades con el argumento de un posible delito de ecocidio y material ambiental, cuando pasaron más de 2 años y medio resguardados en el mismo lugar y las autoridades nunca procedieron. 

Además, si las unidades eran de la empresa, ¿cómo el Ayuntamiento de Tapachula se apropió de ellas?  

Ahora, el Gobierno Municipal ha tomado a su cargo el servicio de recolección de basura, lo cual también despierta dudas: Si en verdad serán los administradores, ¿utilizarán adecuadamente los recursos que se aplican y que se perciben? 

¿O van a hacer un nuevo contrato con otra empresa, para seguir sangrando el erario público? 

Porque a eso huele este episodio tan bochornoso del desgobierno en la segunda ciudad más importante de Chiapas: a un fuerte tufo de corrupción del negocio de la basura, que es muy redituable para algunos. 

Moraleja: El que parte y reparte… ¡Se lleva la mejor parte! 

Al margen: ¡Salió peor! 

En lugar de que se resolviera el aumento en el gas LP, se está complicando. Ayer los trabajadores se fueron a paro, porque el Gobierno al fijar los precios máximos, a ellos les pagarán menos, pues reciben comisiones. 

Esta situación puede dejar sin el combustible a más de 27 millones de hogares en el país y con ello la falta de preparación de sus alimentos. Salió peor. ¡Es la consecuencia de pensar en ocurrencias! 

Por último: Y ahora… ¿qué harán? 

Con los resultados tan negativos de la consulta para enjuiciar a los ex Presidentes de México, ¿está listo Morena para el siguiente referéndum? 

En marzo del año próximo, se preguntará si quieren que siga en el cargo o no López Obrador, lo que sería la “revocación de mandato”. ¿Si la mayoría vota porque se vaya? Y ahora… ¿qué harán? ¿No será mejor que le echen otra pensadita? 

Mi Cel: 9642823259  

En Facebook: elperiodistamx y hectornarvaezmx 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en agosto 4, 2021 por .
A %d blogueros les gusta esto: