• #Sheinbaum carece de ese don al que se conoce como carisma. Y no que el país requiera otro líder carismático y hasta mesiánico como sin duda es AMLO, pero sí simpático y empático… cuando menos.
    No es el caso de la jefa de Gobierno de sólo media CDMX… porque la otra mitad es gobernada por la oposición.Y ahí, precisamente, está la explicación de su enorme problema.Como lo hace el Presidente de la República, doña Claudia se ha dedicado a polarizar en aras de repetir y repetir todos y cada uno de los dichos, epítetos y descalificaciones de las matinés político-etílico-literario-musicales del tabasqueño.Peor todavía, se ha olvidado de que fue electa para el cargo y actúa, entonces, como regenta, como si sólo le debiera la chamba, a una generosa invitación o nombramiento del “caudillo” llegado de Tepetitán.Desdeña las peticiones y exigencias de los capitalinos y, “¡a sus órdenes, jefe!”, pareciera que sólo está al servicio de quien le maneja los hilos desde Palacio Nacional.La ciudad –o al menos la mitad de la urbe que le corresponde– está, como nunca, al borde del colapso…