Noticiero Agencia 3

Sin Censura Informativa

Los peones son el alma del juego, nuevo libro de Homero Aridjis

Por Jesús Cabaleiro Larrán -04/03/2021

El escritor y poeta mexicano Homero Aridjis (Michoacán, 1940) ha publicado recientemente la novela ‘Los peones son el alma del juego’ en la editorial Alfaguara.

Aridjis peones cubierta

El título hace alusión a la cita del ajedrecista francés François-André Danican apodado Philidor, (1726-1795). El propio autor declaró al respecto a un medio: «a mí me gustaba la estrategia de los peones, porque a veces llegan a coronarse, es decir, el peón más perdido en el tablero puede convertirse en una reina y un buen juego de peones es el alma del juego» aludiendo a la conocida frase.

El libro se abre con dos citas ajedrecísticas literarias españolas. Una de ‘Don Quijote de la Mancha’, Segunda Parte, capítulo doce, «…mientras dura el juego, cada pieza tiene su particular oficio; y en acabándose el juego, todas se mezclan, juntan y barajan, y dan con ellas en una bolsa, que es como dar con la vida en la sepultura».

La otra de Miguel de Unamuno (1864-1936) de su obra ‘Don Sandalio, jugador de ajedrez’: «Este hombre me atrae como el que más de los árboles del bosque, es otro árbol más, un árbol humano, silencioso, vegetativo. Porque juega al ajedrez como el árbol da hojas».

Por su parte, la novela en sí se inicia con una referencia a la mítica partida de la Siempreviva y como inicia su relación con Juan José Arreola (1918-2001) jugando al ajedrez con alusiones a la apertura Ruy López –la Apertura española- y la tumba de Filidor (título de la primera novela del propio Homero Aridjis, 1961).

El libro es un relato por Ciudad de México de los años sesenta que condensa anécdotas, encuentros y situaciones. En la sinopsis de la obra se señala: «Un joven de dieciocho años llega a la ciudad de México con la secreta intención de convertirse en poeta. Es el final de la década de los cincuenta. Al poco tiempo, comienza a involucrarse en la intensa vida cultural de la capital. Así, se adentra en un mundo de talleres y tertulias, de complicidades sinceras y envidias aún más hondas, cafés y torneos de ajedrez, de intrigas amorosas, vanidades y -a pesar o por encima de todo- de pasión verdadera por la creación literaria».

Por la novela pasan personajes que Aridjis conoció: Juan José Arreola, Juan Rulfo, Octavio Paz,-con el que también jugó al ajedrez-, Luis Buñuel, Elena Garro, Amparo Dávila, Gabriel García Márquez, Adolfo Bioy Casares, Philip Lamantia, Francisco Toledo, Nahui Olin, Frida Kahlo, José Emilio Pacheco, Carlos Monsiváis, Elena Poniatowska entre muchos otros.

En la novela evoca precisamente las partidas de ajedrez disputadas con el escritor y apasionado del juego, Juan José Arreola, recordando que le gustaba y siempre jugaba la apertura española o Ruy Lopez.

El escritor y poeta en una simultánea en la ‘Casa del Lago’ de la UNAM en 2018
El escritor y poeta en una simultánea en la ‘Casa del Lago’ de la UNAM en 2018

En un momento del libro señala que Arreola le dijo: «México tiene demasiados poetas, pero ni un solo maestro de ajedrez: dedíquese al arte de los alfiles». «Arreola era un jugador neurótico al que le abrumaban sus problemas caseros y sentimentales. Sin embargo, fue un hombre muy generoso que encontró en el ajedrez su pasión, pero siempre perdía por nervios o por ser impulsivo», sostiene.

Aridjis quien también escribe poesía –su último libro editado en España es una Antología Poética en ediciones Cátedra, 2018- dedicó a Juan José Arreola, un poema de temática ajedrecística en su libro ‘Ajedrez. Navegaciones’ (1969)

«Avanza el primer peón
y allí adonde llega
al impávido horizonte
sostiene la penumbra
y a Dios

luego el caballo sin peso
desdobla la L y la concluye
ante los ojos adictos a la magia

y el alfil blanco
se rodea de hielo mental
y descansa junto a su imagen oscura
para mucho tiempo como un verso seguro

y la reina
sufre en el espacio
no más grande que una llama
del deseo
que la busca viva
en los ojos del otro
y el rey
siente que una virgen
vive en sus piezas
como en su propio ser
y se derrama hacia fuera
cuando el mate está próximo»

También en su libro de poesía de 2011, ‘Diario de sueños’ escribe otro poema alusivo al juego y que termina: «Es la última noche del mundo. / Al pie de los muros de Córdoba/ un monje cristiano y un guerrero moro /juegan una partida de ajedrez. / Los jugadores apuestan la vida. / Pasa la noche. Sale sol negro. / Nadie gana nada.»

El libro ‘Los peones son el alma del ajedrez’ se ha editado en México y se espera pueda también llegar a España aunque, de momento, solo se puede conseguir vía digital.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en marzo 5, 2021 por .
A %d blogueros les gusta esto: